Prótesis dentales

Las prótesis e implantes son estructuras artificiales que reemplazan los dientes naturales basándose en metales y porcelanas, según el caso. Se emplean cuando se ha perdido una, varias o todas las piezas dentales, permiten recuperar la buena función de la masticación importante para la salud en general, evitando así los problemas digestivos, el desplazamiento y deterioro de otros dientes y dar una apariencia estética a la dentadura en color y alineación. La sola funcionalidad de la prótesis ya significa calidad de vida y por tanto salud y buena apariencia para el paciente.
Gracias a los avances de la tecnología, ahora se pueden ofrecer diversas opciones a los pacientes para recuperar de forma “postiza o artificial”, su dentadura.
Su Odontólogo le podrá dar información completa de su situación particular y le ayudará a decidir el tratamiento protésico adecuado a sus necesidades.

Prótesis removibles:

Se utilizan cuando faltan algunos dientes y los demás pueden ser utilizados como puentes o soporte de la dentadura. Se tienen que ajustar poco a poco hasta que la persona la siente segura. Se aseguran con ganchos retenedores que se ubican en alguna pieza dentaria. Deben quitarse y lavarse bien todos los días, después de cada comida y es recomendable dejarlos durante la noche en un vaso con agua con bicarbonato de sodio, para eliminar cualquier bacteria.

Prótesis flexibles:

es una prótesis removible (no queda fija en la boca), es sacada por el paciente cada vez que se higieniza, puede ser parcial que remplaza algunos dientes o total que remplaza todos los dientes.
El material con que se construye es un nylon translucido de diferentes colores similares a la encía y no tiene ningún aditamento metálico.

Prótesis removibles completas o totales:

Conocidas por la gente comúnmente como dentaduras postizas. Se realizan cuando el paciente no tiene ningún diente, el soporte de la prótesis se toma a partir de unas anchas bases, que se extienden sobre la superficie de la mucosa o encía. Pueden ser unimaxilares o bimaxilares; es decir, superior, inferior, o ambas, si el paciente no tiene piezas dentarias en ninguna de las dos arcadas.

Prótesis fijas:

son aquellas que no pueden ser retiradas por el paciente, estando adheridas y soportadas por los propios dientes, o los implantes dentales.
Existen diferentes tipos de prótesis fijas entre las que podemos destacar coronas, y puentes.